¡Hola Wellnies!, hoy les voy a hablar sobre un tema que me encanta: el yoga, en concreto, les voy a contar sobre la práctica de yoga para niños.

¡Yoga para niños! Sí, leíste bien. Como padres, siempre tratamos de buscar el bienestar de nuestros hijos y el yoga puede ser una excelente opción para combinar el juego, ya que es muy divertido pues incluye técnicas de relajación, concentración y posturas de equilibrio.

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El yoga viene de la India, como les platiqué en un post anterior significa “unión”; primero con uno mismo y después con los demás. El practicar yoga nos lleva al autoconocimiento y nos puede proporcionar las herramientas para resolver nuestros propios conflictos.

 

¿Cómo se les enseña según la edad?

Hay muchas opiniones referentes a cuál es la mejor edad para enseñar a los niños. Yo estudié “Radiant Child Yoga” y nos dicen que puede ser desde bebés.

  1. Recién nacidos y bebés que gatean: se requiere que los padres estén presentes en la clase, se trabaja haciéndoles un masaje y teniendo mucho contacto visual con los bebés, también se les canta canciones (es muy bonito).
  2. Primeros pasos a 2.5 años: los papás también van a la clase y se les permite a los niños hacer los ejercicios como ellos quieran, aunque no sean perfectos.
  3. Niños de 4 a 8 años: los niños empiezan a ir solos, realizan ejercicios de estiramientos jugando y representando animales o historias divertidas que siempre dejan un mensaje positivo. Se les involucra mucho en la clase para que participen con posturas que ya hayan aprendido; se les empieza a enseñar con más detalle la respiración y relajación.
  4. Niños de 8 a 12 años: los niños pequeños de este grupo pueden seguir con los ejercicios de juego y a los que son un poco más grandes, debido a que ya comienzan a tener más conocimiento sobre el yoga, se les pide que sostengan las posturas acercándolos más a una disciplina; por lo general, les encanta que sea un yoga de resistencia y aprenden mucho sobre cómo manejar su respiración.
  5. Adolescentes hasta 18 años: esta clase es como la de los adultos, pero con más calidez. La estructura es la de una clase formal; se les enseña sobre cómo trabajar la fuerza interna y externa, concentración, respiración y relajación.

Imagen relacionada

 

“El propósito más profundo al enseñar yoga para niños es ayudarlos a mantener su radiancia natural” Yogui Bhajan