En muchas lenguas, las palabras espíritu y respiración significan lo mismo:  en sánscrito prana, en hebreo ruach, en griego pneuma y en latín spiritus. En la mayoría de las culturas, se cree que la vida entra al cuerpo con el primer respiro.

La respiración es la conexión entre la mente y el cuerpo, lo consciente y lo inconsciente; es el movimiento del espíritu en la materia. Es la clave de la salud y el bienestar, es una función que podemos aprender a controlar para mejorar tanto física como mentalmente.

Se considera muy especial puesto que:

  • Es la única función que realizamos conscientemente e inconscientemente, es decir, voluntaria o involuntariamente.
  • La controlan dos conjuntos de nervios: uno pertenece al sistema nervioso voluntario y el otro al sistema automático.

Resultado de imagen para respiración

Por lo general, las personas no saben de qué manera deben respirar para poder obtener las propiedades nutritivas y saludables que ello nos aporta. Aprendiendo técnicas muy sencillas de respiración podemos lograr bajar nuestra presión sanguínea. Podemos calmarnos cuando estamos acelerados. Y podemos ayudar a nuestro sistema digestivo.

La respiración tiene una conexión directa con nuestras emociones y nuestro estado de ánimo.

“En la medida en que pasemos por alto la pausa respiratoria nos despojamos de nuestra salud”.