Te invitamos a seguir estas sencillas recomendaciones para dejar una huella positiva en el planeta mientras viajas

¡Las vacaciones por fin llegaron! ¿Estás preparado para viajar en modalidad Wellnie? Ser un turista Wellnie significa ser un turista responsable que respeta las distintas culturas, apoya las economías locales y cuida del medio ambiente.

Siguiendo estas sencillas recomendaciones puedes lograrlo:

Estudia previamente acerca de la cultura del lugar

Parte de la experiencia de viajar es conocer nuevas culturas. Es importante que antes que emprendas tu viaje averigües sobre la historia, tradiciones y costumbres del lugar que visitarás; con frecuencia, ciertos gestos que en nuestra vida cotidiana son lo más normal del mundo, tales como sonreír, señalar, decir “sí” o “no” con la cabeza, pueden resultar ofensivos o tener distinto significado en otras culturas. En una ocasión en Indonesia, sin saberlo, cometí un error grandísimo: toqué a un niño en la cabeza. En la mayoría de las culturas asiáticas, la cabeza es considerada la parte más sagrada del cuerpo, es el lugar dónde reside Dios y, por lo tanto, absolutamente nadie debe tocarla, mucho menos un extranjero. La gente que rodeaba al pequeñito comenzó a elevar la voz en una lengua que obviamente yo no entendía, afortunadamente, la madre comprendió que yo no tenía la menor idea de lo que estaba pasando y que no lo había hecho malintencionadamente, pero el desconcierto y la vergüenza que me generó la situación lo sigo recordando.

 

Opta por caminar

La mejor manera, así como la más ecológica de recorrer una nueva ciudad siempre está al alcance de tus pies: caminando llegarás a rincones a los que turibus por lo general no puede acceder, adicionalmente, podrás disfrutar al máximo de todos los sonidos, olores y colores que la ciudad tiene para ofrecerte, mientras realizas algo de actividad física.

 

Consume productos locales

Sin duda, una de mis actividades favoritas cuando salgo de viaje es visitar los mercados locales; puedo pasar horas entre los puestos y a pesar de que muchas veces pareciera que sólo venden chácharas, siempre encuentro algún objeto sencillo y típico del lugar, el cual se convierte en un recuerdo de ese viaje. Además, al realizar tus compras en los mercados locales estarás apoyando directamente a los artesanos y comerciantes de la zona.

 

Intenta no participar en espectáculos o actividades que involucren animales

Tal vez tus planes incluyan tener una foto de un delfín besándote la mejilla, o quizás acariciando a un tigre de Bengala o montando un elefante; a pesar de que parezca una buena idea ¿te has detenido a pensar en las condiciones en las que viven esos animales? Negocios son negocios y en el caso de los animales no es la excepción; cualquier animal que viva en cautiverio en aras de entretenernos, invariablemente será sometido a una gran cantidad de estrés y malos tratos. Si tienes interés de interactuar con los animales en su hábitat natural, existen parques o reservas ecológicas que puedes visitar, infórmate y acércate a ellos.

 

Prueba la gastronomía típica

A veces cuando estamos lejos de casa, animarnos a salir de nuestra zona de confort y probar los platillos típicos puede resultar difícil, especialmente si éstos a simple vista parecen poco apetitosos. En Camboya existe una fruta muy peculiar llamada durian, la cual es considerada un delicatesen, pero… no la llaman “la fruta más apestosa del mundo” en vano, su olor es tan repugnante como su textura; si tuviera que asignarle un olor, sería a lo que huelen tus calcetines cuando regresas del gym. A pesar de haber sido una de las experiencias gustativas más terribles de mi vida, me resulta inevitable reírme cada que recuerdo el día que la probé. ¿A qué voy con esto? los tacos, pizzas y ensaladas siempre van a estar a tu alcance, ¡no dejes pasar la oportunidad de probar algo diferente! si vives para contarlo, será algo que recordarás por siempre.

 

Se consciente sobre tu consumo de agua y electricidad

En casa, estamos acostumbrados a cuidar de la luz y el agua puesto que no nos gusta pagar por ellas más de la cuenta, sin embargo, cuando nos hospedamos en un lugar distinto tendemos a olvidar esto; salimos de la habitación del hotel y dejamos las luces y el televisor encendidos o dejamos correr el agua infinitamente antes de tomar un baño. ¡No desperdicies! recuerda que el mal uso que hagamos de estos recursos nos afecta a todos.

 

Recolecta tu basura, reutiliza y recicla

En algunos países asiáticos, particularmente en la India, descubrí que los locales no tienen del todo inculcada la cultura de recolección de basura, tirar sus desechos al piso les viene natural; el que veas a un local hacerlo, no significa que tú también debas hacer lo mismo. ¡Recolecta tu basura! Las playas, bosques e incluso las ciudades, cada vez están más contaminadas por todo lo que dejan los turistas a su paso. Conviértete en un mejor ejemplo, nunca sabes lo que tu actitud pueda motivar en otras personas, y ¿cómo hacerlo? muy fácil: elije vidrio sobre plástico, evita el uso de popotes, reutiliza tu botella de agua cada que sea posible y lo más importante, recolecta siempre tu basura.

Resultado de imagen para turista

Ahora que ya conoces los pasos a seguir, ¿qué esperas? ¡a empacar esas maletas¡ Bon voyage Wellnie.