En todo el Planeta Tierra, somos los humanos los únicos seres vivos que seguimos tomando leche después de la infancia ¿raro no? En algunas culturas, especialmente en África y en Asia jamás toman leche y, por lo tanto, tienen más dificultad al momento de consumirla, así como ciertas personas no tienen las enzimas para poder digerirla.

La leche de vaca comercial, contiene hormonas y antibióticos que se le dan a la vaca para que pueda tolerar la dieta cargada de pesticidas y produzca leche en cantidades industriales y poco naturales. Después de esto, se pasteuriza (eliminado la mitad de la vitamina C que contiene la leche) para matar los posibles antibióticos restantes y para que no se separe, se homogeniza. En este último proceso, la leche se somete temperaturas extremadamente altas en las que se destruyen las enzimas naturales que podrían hacer la leche digerible.

Estamos en búsqueda una leche libre de hormonas, pero esto puede ser absurdo puesto que la leche por sí sola, es una secreción hormonal, que esta naturalmente diseñada para el óptimo crecimiento de las vaquitas, no para los seres humanos.

Por suerte, tenemos alternativas para seguir consumiendo leche vegetal y poder preparar licuados, platillos, snacks; son muy nutritivas pues nos aportan proteína, grasas vegetales y minerales. Se pueden elaborar con avena, arroz, hemp, alpiste, nuez de la India, coco, avellanas y almendras. En lo personal, me encanta la de almendra, además es súper fácil y rápida de hacer.

Resultado de imagen para almendras

Tip: Si la vas a comprar, dale una vuelta al envase y revisa los ingredientes, asegúrate que no tenga azúcar en cualquiera de sus presentaciones o sustancias químicas que no puedas ni pronunciar. Elije las que contengan los ingredientes más naturales, en mi Instagram: yourfoodyourmood hay un ejemplo de la comparación de dos de estos productos. Si la vas a comprar, es mejor elegir la de mayor calidad ¿no crees?

Te comparto como se prepara la leche de almendras y algunos de sus beneficios:

Las almendras son ricas es antioxidantes, contienen grasas saludables y son una excelente fuente de proteína.

Prepararla es súper sencillo y te estás cerciorando que no contenga endulzantes y sustancias para darle consistencia y que sí estas consumiendo almendras. Por lo general, las leches de almendra comerciales están muy diluidas, prácticamente es agua lo que estás comprando y para ser agua, ¡está muy cara!

Ingredientes:

  • 1 taza de almendras (remojadas toda la noche)
  • 1 litro de agua.

Instrumentos de cocina:

  • 1 licuadora
  • 1 malla fina
  • 1 jara o recipiente para almacenar la leche.

 

Te dejo el vídeo, para que veas los pasos a seguir: