Tu puedes ayudar a que el proceso de envejecimiento sea más lento, pero esto no es cuestión de una fórmula milagrosa, para ello se requiere de esfuerzo y constancia.

Investigaciones recientes han descubierto que entre más activo seas, mayor tiempo permanecerán tus telómeros. Los telómeros son los extremos de los cromosomas, es decir, son regiones de ADN cuya función principal es la estabilidad estructural de los cromosomas y la división celular; además están involucrados en enfermedades como el cáncer.

Los telómeros se acortan cada vez que una célula se multiplica, por lo tanto, entre más grandes seamos, más cortos serán nuestros telómeros. Estos estudios demuestran que los adultos activos tienen telómeros con una ventaja biológica de 9 años sobre aquellos sedentarios y 7 años sobre aquellos moderadamente activos.

El investigador Larry Tucker, profesor de ciencias del deporte realizó un estudio sobre la longitud de los telómeros y la actividad física en 5,823 adultos, obteniendo como resultado que los telómeros se ven beneficiados por la actividad física. Además, observó que los procesos de inflamación y de la oxidación por estrés se pueden suprimir con el ejercicio.

Se sabe que toda enfermedad es la respuesta a una inflamación no controlada, así que esta es otra razón más por la que debemos de cuidarnos, mantenernos activos y alimentarnos bien.

¿Qué esperas?¡Actívate!