¿Te ha pasado alguna vez que vas a comer algo que te encanta, tu botana preferida, un platillo o hasta un chocolate?… y de repente ¡te das cuenta que ya te lo acabaste! Y ni siquiera lo disfrutaste, ¡no sabes ni en qué momento te lo terminaste!

Hoy te comparto qué significa comer con mindfulness o atención plena, una manera de comer, diferente a lo que estamos acostumbrados con la que seguro vas a disfrutar más y tal vez hasta comer menos.

Comer con mindfulness es algo sencillo, simplemente es comer enfocando toda tu atención a lo que está pasando en el momento presente. Te voy a guiar en cómo realizar este ejercicio:

  1. Primero: escoge algo de comer que te guste, trata de seleccionar algo con consciencia ¿a qué me refiero con esto? busca algo que le vaya a caer bien a tu cuerpo, como una fruta, un yogurt, nueces o algo sano de preferencia.
  2. Busca un lugar tranquilo, donde no te vayan a distraer, y entre menos ruido exista mejor.
  3. Ahora, pon la comida enfrente de ti y obsérvala por un ratito. observa los detalles, los colores y formas. Puedes acercar y alejar la comida para tener diferentes perspectivas. Fíjate cómo te sientes mientras la observas.
  4. Ahora si quieres, puedes tocar tu comida, siente las texturas y reflexiona cómo te sientes mientras lo haces.
  5. Tal vez, mientras tocas o mueves tu comida hay algún sonido, también escúchalo con atención.
  6. El siguiente paso es oler. Trata de percibir los diferentes aromas que esta comida puede desprender; y observa qué efecto tiene esto en ti (puede ser que se te empiece a hacer agua la boca, o a sentir un impulso por comerlo ya).
  7. Ahora puedes empezar a comerlo; hazlo lentamente y con paciencia, con bocados pequeños y nota los diferentes sabores. Pasea los pedacitos por cada rincón de tu boca y date cuenta de las diferencias de sabor dependiendo del lugar.
  8. Al terminar tu comida, analiza el efecto que este ejercicio tuvo en ti. ¿Te sientes satisfecho? ¿más relajado?.

Resultado de imagen para comer mindfulness

Comer con atención plena nos ayuda a tener una relación mucho más sana con la comida. ¡Inténtalo y cuéntame como te sentiste!