Amigo mío “Si quieres recoger miel, no golpees el panal”.

En este artículo te platico las 3 técnicas fundamentales para, hacer amigos, o bien por lo menos saber tratar a los demás, del libro de “Cómo Ganar Amigos e Influir sobre las Personas” de Dale Carnegie (te lo súper recomiendo.) ¿Cuál es el secreto para tratar a la gente?


Regla No. 1

No critiques, no condenes y no te quejes.

La mayoría de las veces no nos criticamos a nosotros mismos, pero cuando se trata de los demás, se nos hace muy fácil encontrar los defectos y criticar. Las personas somos seres más emocionales, que de lógica. Esto hace que nos encante la aprobación de los demás, y que no nos guste cuando nos critican. Las críticas casi siempre causan un resentimiento, y entonces ¿qué pasa? Que vamos a criticar de regreso a la persona que nos criticó.

Benjamin Franklin bien dijo en alguna ocasión: “No hablaré mal de hombre alguno y de todos diré todo lo bueno que sepa.” En vez de criticar, condenar o quejarnos de los que nos rodean hay que tratar de entenderlos. Esto nos llevará más allá de la negatividad, y nos va a traer a cambio simpatía, tolerancia y amabilidad.


Regla No. 2

Demuestra aprecio honesto y sincero.

La opinión de Carnegie es que existe una forma verdaderamente efectiva para lograr que alguien haga algo. Ésta es darles aquello en lo que no están satisfechos. ¿Qué es esto? Según Carnegie es el sentido de importancia. Esto fue lo que llevó a Charles Dickens a escribir sus novelas y a Rockefeller a ganar millones de dólares que nunca gastó. Si así funcionamos, imagínate lo que podemos lograr ofreciéndole a los demás un reconocimiento. La persona que logre satisfacer esta necesidad en los demás, será capaz de tener a todos en la palma de su mano. ¿Suena bien, no? Entonces hay que pensar menos en lo que nosotros queremos y pensar más en lo que los demás quieren. Olvídate de los piropos vanos, y más bien demuestra aprecio honesto y sincero.


Regla No. 3

Despierta un gran deseo en la otra persona.

Esta regla, al igual que la 2da, se trata de quitar el enfoque de nosotros mismos y ponerlo en el prójimo. Hablar con las personas acerca de lo que ellos quieren y mostrarles cómo conseguirlo es la única manera de influir en los demás. Carnegie sugiere que la siguiente vez que queramos persuadir a alguien, antes de hablar, hay que tomar una pausa y preguntarnos “¿Cómo le hago para que esta persona quiera hacerlo?”. Y aquí entra la empatía: poder ponerte en los zapatos de los demás.


Estas reglas nos demuestran la importancia de pensar en los demás cuando se trata de relaciones humanas. Te invito a que esta semana tengas en mente: no criticar, mostrar aprecio sincero y pensar en lo que los demás quieren. Próximamente te compartiré las 6 maneras de agradar a los demás según Carnegie.